Andalucia

Andalucia

Un sentimiento amargo,
una ola gigante,
un impúdico olor a desafuero
y el calor de un verano intrigante
que aconseja el hastío en mi pecho,
pueden ser cadena, nunca esclava
sensual, ligera, olvidadiza,
será pesada carga,
para el corazón en el que habita.

Quiero echar raíces milenarias,
como el árbol del fruto de la oliva.
¡Yo también fui andaluz!
huérfano de lengua, hueso y estima.
Brotarán nuevos jarales
y con ellos, la flor del desencanto
en una tierra de bondades,
árida de haber servido tanto.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *