Amorosa

amorosa

Reseda y heliotropo,
¿por qué mandas, señora? ¡Extraño afán!
De salud y de amor símbolo, ¿ignoras
que en la misma guirnalda
mal unidos están?
Vienen húmedos…

lágrimas
o besos tuyos, ¿hay acaso aquí?
Que lleven la fragancia a huerta y flores
cosa es que nunca vi.

La misma duda inspírame
ésta, más cara aún al corazón,
melancolía, y los suspiros trémulos
de mi pecho, y el llanto
dulce que por ti vierte mi aflicción.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *