Alma de un amor

Alma de un amor

De madrugada tu inesperado aliento
rompió mi profundo sueño.
Desperté con un frio sudor
y mis ojos miraban asombrados
la vacía habitación.

Pero sentí una vez más tu aliento
agonizar mis oídos y murmuré
"¿Qué quieres amor?"
Un escalofrió invadió mi cuerpo
sementado por ese momento
y seguías ahí mirándome, sintiéndome.

Ni una voz ni una sombra
solo un extraño viento que
peinó mi larga cabellera
se deslizó y se alejó sigilosamente.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *