Al Desnudo

Al desnudo

Frente a ti han ido cayendo

uno a uno los velos que me cubren;

y el fulgor, la fábula arrebatada que fui

como flor de sal en el agua

se han perdido.

Mira la antípoda impía de lo que deseaste,

bajo la luz que no tiene escudo ni vuelta

mírame las astillas del hombro,

las uñas sin consuelo……

 

la almendra del vientre trocada en cuesco exangüe

el sexo donde el deseo depositó su tibieza líquida

una medusa prensada entre tablas.

Desnuda estoy del desnudo que me disfraza

y mis ojos ya no son el fanal de tus viajes nocturnos;

de mis senos no mana la leche que te alimenta

y en mis sienes no pastan furias ni caballos.

Ah las imágenes que perseguí y perdimos

la lumbre efímera, la imposible divisa destrozada;

pero al final del día mi corazón es la casa

donde te acojo

sin velos, con dulzura de amapola.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *