Aflojemos nuestras ataduras terrenas

Aflojemos nuestras ataduras terrenas

Si no aflojamos la correa
que nos ata a nuestras posesiones mundanas,
si no relajamos nuestra mente más básica
en el incremento de ansiedades y otras patologías,
si no atendemos a nuestros misterios internos
desvelando lo oculto en ellos
lo trascendental
lo espiritual
superando lo más elemental,
no se podrá abrir camino la luz universal.

Seguiremos llevando este pesado cuerpo
arrastrando vidas encarnadas
como eslabones de cadenas pesadas
con sus grilletes mentales,
impidiendo que los sentimientos
que los pensamientos más profundos
se lleguen a manifestar desnudos
sin capas de suciedad
sin oscuridad
ni una burda mediocridad,
vitales y auténticos
sacados a fuego
de lo más interno de nuestra kundalini
evolucionado hacia lo más sublime
de nuestro peregrinaje universal,
llevando poco equipaje…
Solo nuestro bagaje espiritual.

 

Por lo contrario
no despertar;
significaría repetir las mismas lecciones
en diferentes encarnaciones,
las mismas pruebas con sus obstáculos,
a veces los mismos
a veces peores
a veces casi insalvables,
como si estuviéramos estancados
varados en el mar de los sargazos…

casi inertes.
Muy penoso para el alma
volver a iniciar la cuesta
volver a reiniciar la cuenta atrás
para un despegue espiritual,
viaje que le llevaría seguro;
a descubrimientos de misterios insondables ahora,
deslumbradores después,
esenciales, para seguir explorando el universo.

Exploración que todo ser creado tiene que realizar
partiendo desde la concepción en partícula divina,
permitiéndole ser co-creador con el creador mismo
llevando impresa desde su nacimiento…
toda la sabiduría y conocimiento.
Pertenecemos al cosmos nacimos de él
y junto a él, alcanzaremos la sabiduría máxima
a expansión de la conciencia
el verdadero despertar espiritual…
El amor universal.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *