Acaso

Acaso

Andas por esos mundos como yo… no me digas
que no existes. Existes: nos hemos de encontrar;
no nos conoceremos. Disfrazados y torpes
por los mismos caminos echaremos a andar.

No nos conoceremos… distantes uno de otro.
Sentirás mis suspiros y te oiré suspirar…
¿Dónde está la boca, la boca que suspira?
Diremos el camino volviendo a desandar.

Quizás nos encontremos frente a frente algún día;
quizá nuestros disfraces nos logremos quitar…
Y ahora me pregunto: -cuando ocurra, si ocurre,
¿Sabrás tú de suspiros? ¿sabré yo suspirar?

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *