A un sabio

 

a un sabio

No dudo de la enorme inteligencia
con que al mundo infeliz has asombrado,
y aplaudo el gran trabajo, que a conciencia,
por llegar a ser sabio has desplegado.

Tu talento confunde y maravilla
y porque a lo ignorado pones freno,
el hombre, ante tu paso, su rodilla
dobla confuso, de respetos lleno.

Eres sabio, es verdad; pero tu vida
está llena de errores sin medida.
Sabes mucho y no sabes ser moral.

Ser sabio, para mí, no es ser bastante.
Prefiero un hombre bueno, aunque ignorante,
a ti, que sabes mucho y vives mal.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *