A la Futura Mamá

El milagro de la vida
se está produciendo en tu cuerpo.
El milagro de tu cuerpo
gestando no deja de sorprenderte.
Cada instante de estos nueve meses son un milagro.

El momento en que conozcas ese milagro,
será, sin dudas, el momento de tu vida.
Ese momento que todos anhelamos.
Ese momento de la felicidad perfecta.

Tu cuerpo es ahora el hogar de tu bebé.
Ese cuerpo se preparó
desde tu propia gestación
para este momento.

Cada una de las células de tu cuerpo
sabe lo que debe hacer.
Tú sólo debes cuidarlas y escucharlas.
No temas pedir ayuda,
no temas decir no sé, |
no temas decir tengo miedo,
no temas decir no voy a poder,
porque desde tu seno
escucharás la voz de tu hijo
diciendo: los dos vamos a poder.

Y cuando sientas la tibieza
de su cuerpecito en tu pecho,
el milagro de la vida habrá concluido
para dar comienzo al
milagro de ser MADRE

No me dejes madre

La mañana penumbrosa
La triste agonía,
De no tenerte madre MIA
Por que te fuiste de mi lado?
O es que acaso ya no me querías?

No digas eso
niño tan mimado
Si para mis ojos,
Eres luz en la penumbra
Que alumbra mi oscuro caminar

Entonces dime
MADRE MIA
Por que te hablo y sigues dormida?
Mientras yo grito y lloro,
Pero tu ya no acudes a mí

Siempre estuve ahí
Con todo mi amor para ti
Y siempre lo estaré
Ahí con mi niño mimado,
Que con todo el corazón he amado

MAMA estas fría pero hermosa
Eh! Por que en caja te ponen
Ya no te gusta nuestra cama?
Entonces trabajo y otra compraré,
Pero no te marches de mi lado

No me marcho de tu lado
Ni solo jamás te dejaré
Pero ahora en alma solo en ti habitaré,
Mi niño mimado
que tanto he amado y amaré

Si tanto me has amado
No te vayas de mi lado!
Ni me dejes solo,
Que prometo portarme bien
Pero MADRE no te marches de mi lado!

No me marcho de tu lado
Ni solo en la oscuridad te dejaré
Por que vivo en tu corazón,
Y por siempre ahí moraré
Mi niño mimado que tanto he amado

MAMITA! Si te vas por favor
Solo quiero pedirte una cosa mas
Dile a Papa DIOS que
Me lleve contigo
¡Para juntos por siempre estar!

Colaboración de Rafael Save Villegas
Bolivia

MADRE AMOR

Partiste en silencio

con la mejor sonrisa,

con una vida decente

de mujer honrada y abnegada madre.

Los días pasaron

y el recuerdo de ti se fue agigantando,

nada te ha sustituido

ni podrá sustituirte.

Recuerdo aquellos días

que tus consejos escuchaba,

y como niña pequeña

tus cariños esperaba.

Tú presencia-ausente

que amanece en mis entrañas,

recorre mis pensamientos

en notas de alegres melodías.

Siempre vivirás en mi corazón,

susurrando tu amado nombre

llenando mí vacío

con respuestas de feliz eternidad.

DRA IRMA DEPIANTE DURI.

El amor hacia una madre

El amor hacia una madre no tiene color de piel,
ni fronteras que cruzar, ni distancias que recorrer.
Es un sentimiento que se arraiga en tu corazón
igual como el árbol echa sus raíces en la tierra,
igual como la flor venera al sol,
igual al encuentro entre el cielo y el mar.

Una madre es lo más sagrado que pudo crear Dios,
después de El mismo, es nuestro mejor Angel de la Guarda,
nos cuida desde antes incluso de nacer
y a medida que crecemos, sigue nuestro curso por la vida
con el mismo primoroso cuidado
y al final al expirar es en sus brazos
donde nos sentimos en paz.

Los 365 días del año son especiales,
por tener a nuestra madre en nuestro corazón.
En este Día de la Madre,
hazle un especial homenaje
a esa madre querida,
escríbele mensajes diciéndole que la quieres,
hazle una poesía, mándale su flor favorita,
acorta distancias llamándola por teléfono
o cierra los ojos y piensa en ella.
Llena tu corazón de ese amor tan tierno y nada egoísta.

Mi gran amor

El amor más grande de mi vida,
El amor más sincero de la vida,
El amor más delicado en la vida,
Es el amor que nunca se marchita.

Como el tuyo madre mía,
Es más grande por que nunca se olvida,
El más sincero por que es el único verdadero,
El más delicado por que se rasguña y se lastima

Tu amor madre mía, es el amor que nunca olvidaría,
No lo olvidaría, por que sería como olvidar mi vida,
Pero olvidar no podría, gracias a aquella palabra
Tan sencilla, amor, si amor mamá mía…

Colaboración de Carlos Alberto Olvera Sánchez
México