A La Cordura

A la cordura

Rocé, fue tan sólo eso,
Estuve cerca,
Pasé a su lado,
La arañé tímidamente,
Abracé su sombra,
Olfateé su aroma,
Seguí sus huellas
Mas nunca pude alcanzarla.

Fue sólo un intento,
Sólo eso,
Es raudo su paso,
Y yo camino lento;
Corrí y descansé,
Escribí y pensé,
Mas no quedan vestigios
Y no sé dónde fue.

La oportunidad me causó escalofríos,
Se cercanía me puso nervioso,
Su presencia me cautivó,
Tanto fue su esplendor mágico
Y tanto el deseo de besarla
Que se alejó tanto, para siempre,
Pues la locura es mi motivo,
La razón por la que la sigo esperando.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *